[Review] Black Cobra – Bestial (2006)

Aun recuerdo aquella tarde en la que, aburrido, saltaba de un vídeo a otro en Youtube. Escuchaba con pereza cómo grupo tras grupo descargaba riffs titánicos subrayados por monolíticas líneas de bajo pero, de algún modo, no conseguía conectar con ninguno de ellos. Desfilaron delante mía auténticos prodigios del stoner y el doom pero en ese día insípido no supe captar lo brutal de ninguno de ellos. Necesitaba algo un poco más retorcido y pasado de vueltas. Algo que no tuviese ningún reparo a la hora de lanzar montañas de distorsión y riffs gigantescos lo más pesados y sucios posible. Y entonces saltó ante mis ojos el vídeo de Sugar Water de la banda americana Black Cobra. Tras una contenida y prometedora intro aderezada con intermitentes imágenes de una explosión nuclear entró en escena un riff apoteósico y de dimensiones mastodónticas que nunca habría podido imaginar. No pensé encontrar algo tan inesperado y aplastante, cosa que me volvió a ocurrir una vez que me puse a escuchar el álbum al que pertenecía dicho corte.

116056

One Nine abre el disco con una súbita y atronadora avalancha de guitarra y batería que martillea con una furia tan enorme que sólo queda atrás cuando Jason Landrian (ex-Cavity) comienza a gritar desaforado. El muro de sonido se ve reforzado por la aparente simplicidad de los riffs ejecutados donde realmente no se concede a la filigrana o melodía, si no que se pugna por crear un uniforme barrido de distorsión. Chirridos y saturación cierran este primer episodio que nos deja boquiabiertos dando paso a Thrown From Great Heights; una prensa hidráulica que hace retumbar tus vísceras de principio a fin a diversas revoluciones. Y es que una de las características más notables de Bestial es asistir a cómo Rafa Martínez (ex-Acid King) es capaz de aplastar planetas enteros tanto con ritmos fréneticos como lo puede hacer cayendo con abrumadora potencia sobre los timbales para marcar tiempos cuatro veces más largos.

Hasta este momento no ha habido un sólo momento de tregua y El Equis no va a ser una excepción. De nuevo frenesí y truenos adornados con un interludio de ruido y retroalimentación que confiere a la tempestad de cierta epicidad para luego explotar de nuevo en una amalgama de destiempos y contundentes arremetidas. Llegamos a este punto extenuados y, quizá para facilitar la labor de escucha de este disco, Black Cobra nos ofrece unos compases de guitarra sin distorsión y sonido monaural en el comienzo de Beneath antes de erigir columnas de sonido que se elevan lentamente como pilares desde las profundidades abisales para caer con estrépito de nuevo sobre la superficie. Quizá estoy sugestionado por el arte de la portada, pero no puedo si no evocar grandes tentáculos surgiendo desde el fondo del océano para caer con parsimoniosa decisión de nuevo sobre la marea. Quizá como una suerte de bestia mitológica. Quizá como el Cthulhu de los riffs. Tras el mar de distorsión que se aleja por los altavoces de nuevo arremete la bestia con más agresividad pulverizando nuestros huesos con el combo formado por Omniscient y The Cry of Melora. Mientras la primera es una sucesión de riffs que van perdiendo velocidad en detrimento de la sensación de caminar con botas pesadas en un pantano, la segunda ofrece una intro reminiscente de Beneath para mantener hasta el final el tono sludge lento y pesado que tan sutilmente caracteriza a esta banda.

Si bien Bestial es, hasta este punto, una sucesión de canciones que no aparenta una excesiva complejidad (aunque tras sucesivas escuchas esta idea se desecha) Broken On the Wheel es un ejercicio de contención en el que de manera atenta y premeditada se exploran nuevos pasajes opresores y riffs completamente alejados de cualquier estilo escuchado con anterioridad. Es, simplemente, el placer de añadir atmósferas de presión para deleitarse con el efecto que producen. El buque insignia de esta joya sin pulir (y en ese elemento embrutecedor reside toda su potencia) es la vía de escape por la cual se libera con toda la potencia posible la compresión a la que estamos sometidos: la ya mencionada y motivo de mi amor a primera vista por esta banda, Sugar Water. De nuevo he de insistir en la épica intro y cómo esta desemboca en un riff impredecible para luego añadir descontrol y contemplar cómo el caos parece capaz de mantenerse a sí mismo. Dos cortes con títulos en castellano (herencia del origen colombiano de Rafa) suceden al icono del álbum. El Doce de Octubre se rodea del desasosiego que engendra un acento marcadamente americano pronunciando castellano y resulta en pasajes frenéticos en los que una antinatural voz mutada nos pone los pelos de punta con frases como “Beberemos la sangre de ese pueblo asesino”. Parte de este sentimiento de oscuridad se transmite al penúltimo capítulo, Sombra de Bestia, que nos transmite su particular malestar a cámara lenta. Salpicado de esporádicos aullidos, es como si el tema emitiese dolorosas quejas frustradas al intentar despegarse del suelo pero tener que mantenerse adherido a él por una viscosa masa de fango.

Finalmente, esta tensión se rompe en Kay-Dur-Twenty y la locura se apropia de los Black Cobra más desatados de todo el disco. Apenas se permiten un breve interludio arpegiado para reorganizarse y volver a la carga arremetiendo con todas sus armas poniendo el broche final a esta obra maestra. Todo acaba tal cual empezó con un estremecedor silencio tras la última gran explosión de sonido. Luego, quietud. Una profunda pero breve quietud que se interrumpe cuando acto seguido vuelves a darle al play para volver a escuchar cada uno de los segundos de esta maravilla. O quizá lo que quieres es asegurarte de que realmente has estado escuchando una banda formada por dos tipos y que no se trataba del derrumbe de un puñado de rascacielos en tu habitación.

completocompletocompletocompletovacio

Track predilecto: Sugar Water.

Tracklist:

1. One Nine (03:08)
2. Thrown From Great Heights (02:01)
3. El Equis (03:09)
4. Beneath (02:08)
5. Omniscient (03:18)
6. The Cry of Melora (03:16)
7. Broken on the Wheel (06:05)
8. Sugar Water (04:23)
9. El Doce de Octubre (03:55)
10. Sombra de Bestia (02:31)
11. Kay-Dur-Twenty (02:25)

Metallum

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s