[Review] Red Fang – Whales And Leeches (2013)

Ver crecer las plantas es aburrido. Me da igual lo profundo, reflexivo y zen que pueda ser considerado por la élite pop. Es horrible tener tanto tiempo libre para sentarte a ver cómo los brotes se estiran, se desprenden de las capas externas y aumentan su tamaño. Además, siempre suele tener un final predecible: o mueren a manos de tu falta de expertise en materia vegetal o se convierten en algo más o menos colorido que se parece a la foto de la caja de semillas que compraste. Claro que no siempre es así. Una vez alguien plantó a cuatro simpáticos y bienhumorados barbudos, los regó con hectolitros de Pabst Blue Ribbon y esperó que germinasen con una florida población de riffs infecciosos como el herpes y con más agarre que el Velcro. Error. No eran ejemplares de Rosaceae, si no Droseras. a0077624342_10Red Fang vuelven con su tercer largo, Whales And Leeches y lo hacen de forma contundente. Un sonido metálico y repetitivo abre DOEN, entrada del disco, hasta que un riff ominoso y oscuro cae sobre nosotros con violencia. Un tema fuerte y con mucho gancho que no parece ceder un ápice en su intensidad. Siquiera el habitual parón intermedio nos deja respirar ya que es como pasar de la veloz carrera de un carnosaurio a las pisadas territoriales de un enorme saurópodo. Para terminar, un solo de guitarra trepidante nos hace correr el riesgo de quedar inconscientes. Sin un sólo segundo de pausa, Blood Like Cream nos lleva, sin saber muy bien como, a otro tipo de ambiente. Más movido y menos letal, pero incluso más oscuro y amenazante. Y es este tema el single elegido por su capacidad de mover culos sin hundir la reputación rockera de nadie. Puedo imaginar una horda de podridas animadoras-cadaver sacudirse en el estribillo con tanto patetismo como sensualidad. La construcción de este tema es, simplemente, impecable.
Red Fang "Whales and Leeches" press photos 2013Siempre me han gustado los discos cuyos primeros cuatro cortes no te dejan respirar. Son como esa primera cerveza que, cuando te quieres dar cuenta, son ya media docena y estás fatigado porque no has parado desde que has comenzado. Pues No Hope y Crows In Swine son parte de toda esa ceremonia. La primera por insistente y contundente y la segunda (una ampliación y mejora de una vieja conocida lanzada previamente en el split con ASG) por oscura y dramática. Pero dramática del estilo de Fe en el Caos, de Aronofsky. Retorcida y confusa con un final intenso y desestabilizador. Y siempre ocurre que, cuando por fin logras acodarte en un lugar cómodo y pedir un vaso de agua, aparece el típico personaje que te invita a otras dos rondas. Y estas son Voices of the Dead con sus hímnicos coros, casi litúrgicos y Behind the Light; tema correcto y sin excesos que no destaca realmente en un álbum tan potente.

El cuerpo necesita un bajón para poder retomar y este descanso llega por fin en la forma de Dawn Rising, la obra magna de este disco. Pasajes tenebrosos y empapados en negatividad en los que se hace evidente la calidad instrumental adquirida con el paso del tiempo. Acompañados del vocalista de YOB, Mike Scheidt, estos siete minutos muestran una complejidad nunca antes vista en el cuarteto de Portland. Cambios de ritmo, velocidad, actitud y un final épico hacen que este corte destaque por encima de todos los demás. Cuando conseguimos encajar nuestra mandíbula podemos pasar al siguiente capítulo, Failure, otro medio tiempo pesado y fotofóbico. Más que una parte de un disco, parece un estado de ánimo. Impresionante y devastador, viaja a través de una serie de ambientes, todos ellos igual de fangosos, que te abandonan en mitad de una brusca apatía.
RedFang1516 y This Animal marcan la recta final levantando el tempo de nuevo y escarbando en los simplismos más efectivos con una estructura convencional pero que parece seguir funcionando tras 50 años de rock. Aun así, a veces recuerdan a los Mastodon más primarios. La solemnidad y la desidia marcan el cierre de Whales and Leeches. Every Little Twist es frustración contenida en su etapa de forzada aceptación. Hipnótica y en trance, su brutal groove nos arrastra y nos obliga a mover lentamente la cabeza en señal de asentimiento. Nos deja abajo, tan abajo… que no vamos a esperar mucho antes de volver a querer escuchar este disco brutal. Lo mejor de Red Fang hasta el momento.

completocompletocompletocompletomedio

Favorito: Dawn Rising.

Tracklist:
1. DOEN (03:19)
2. Blood Like Cream (03:33)
3. No Hope (02:58)
4. Crows in Swine (03:02)
5. Voices of the Dead (02:44)
6. Behind the Light (02:45)
7. Dawn Rising (07:02)
8. Failure (04:58)
9. 1516 (03:38)
10. This Animal (02:43)
11. Every Little Twist (04:45)

Relapse Records (Físico)
Bandcamp
 (Digital 11.99$)
Facebook
Pagina Oficial
Metallum

Anuncios

4 pensamientos en “[Review] Red Fang – Whales And Leeches (2013)

  1. A mi me gusto, pero será que tenía las expectativas demasiado altas en él. Creo que está un tanto por debajo de sus dos anteriores trabajos! Aún así, no deja de tener el sello Red Fang, es una buena continuación.

    • Creo que es un disco que precisa varias escuchas para llegar a engancharte. Esto creo que lo convierte en una entrega muy interesante y con mucha profundidad.

    • Muchas gracias. La verdad que es un discazo que termina de definir aquellos ramalazos tan interesantes que vimos en anteriores entregas. Vaticino un futuro brillante para mis adorados Red Fang.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s