[Clásicos] Paradise Lost – Gothic (1991)

Enervantes y desoladas desde el primer instante, las armonías intensas y sin sosiego con que comienza esta segunda obra de los ingleses Paradise Lost nos llevan a pasear por jardines que han crecido descontrolados, enmarcados en una oxidada verja de metal mientras burlonas figuras de piedra nos miran encastradas en los muros.

paradise

El primer capítulo, Gothic, es como un excelente relato de horror. Está plagado de subidas y bajadas en las que la aparente simplicidad se expande a lo largo de las diferentes atmósferas. Retazos operísticos, pasajes oscuros pero repletos de filigrana tejida toscamente, melodías trágicas y una voz desgarrada crean un collage increiblemente compacto y hermoso. Podría aquejar de exageración pero la elegancia siempre presente hace de esta obertura algo soberbio. Tras despedirse perdiéndose en ecos, Dead Emotions nos sumerge de golpe entre torpes compases atípicos y atroces mientras se bambolea como un pretérito intelectual impregnado de absenta. De sonido pesado y brutal mezclado con pasajes veloces y melodías entremezcladas, nos sorprende con un breve pero épico interludio orquestal antes de evolucionar a una versión más descendente y oscura de su fatalismo donde todo se dilata y alcanza una atmósfera diferente. Quizá para bajar intensidad y encajar la brutal Shattered. Es el equivalente a un desvencijado escritor de poemas sumido en obsesiones y sin aprecio por lo corpóreo pero que, lejos de desdeñar la vida, se resiste a dejarse hundir y decide castigarla con lacerantes versos que mancillen su inocente apariencia una vez en manos de jóvenes e impresionables aprendices.

Preciosista en ánimo nublado, avanza con aplomo hasta desaparecer con brusquedad en la neblina de un nuevo capítulo, Rapture. Unos primeros compases lentos y harapientos nos introducen en lo profundo de esta mazmorra que cobra velocidad cuanto más bajo nos hallamos. Rectilínea y uniforme, no ofrece demasiado respiro ni concesiones salvo un retorno a la impresionante introducción en el ecuador de estos cinco minutos que nos catapulta a un movimiento instrumental que destaca por su rígida severidad. Firme e incesante, cierra con violencia con la primera mitad de esta obra dejando paso al medallón sagrado de este joyero: Eternal.

gothicep

Es el momento de descubrir nuevos salones y cuartos en esta polvorienta mansión. En un emocional y grandilocuente trasiego de notas y acordes, esta mezcolanza de melancolía y furia nos lleva a una vieja figura octagenaria embutida en un deshilachado traje de novia roído por el tiempo. Mientras contempla desteñidos cartones que una vez fueron retratos sepia de un pasado, piensa en todo aquello que pudo haber sido. Estoy seguro de que este corte se siente así de desolado. Tras estos hipnóticos minutos, Falling Forever es una hemorragia definitiva repleta de golpes y cortes que se despeñan en melodías dementes. Todo un ejercicio de desmembramiento que hace de este tema una suerte de mutilado compuesto por pedazos, indistintamente sanos y podridos, cosidos unos a otros. Casi sin permitirnos coger aliento, la instrumental Angel Tears nos lleva a toda prisa, casi en volandas, mientras mil detalles se pierden a nuestras espaldas. Sin un momento para mirar atrás, una gutural y rajada garganta compensa en apenas unos segundos su reciente ausencia. Paradójicamente, así comienza Silent. Quizá los pasajes más pesados y pétreos hasta este momento, se dejan enlazar mediante familiares episodios de armonía y virtuosismo que recuerdan a un misérrimo desfile de cuerpos grises.

Gothic-paradise-lost

Cerca de la clausura, The Painless evidencia un desgastado estoicismo melódico y lentamente evoluciona hacia la grandiosidad mellada pero orgullosa de una viuda hambrienta que pasea su miseria frente a las afiladas lenguas de miradas indiscretas. Erguida sobre su mutilada naturaleza, se erige con momentos de gran belleza para finalmente renegar de dejarse caer y perderse con un susurro, desvaneciéndose con fuerza y con los huesudos nudillos blancos de furia. Mientras dejamos caer su cuerpo inerte, Desolate, una marcha fúnebre de ultratumba nos hace notar el peso del ataud sobre nuestros hombros mientras desfilamos por un sombrío y enlodado camino. Una gran despedida que hace aun más trágico lo vivido a lo largo de estos casi tres cuartos de hora.

Una auténtica obra clásica cargada de agonía y depresión que definió todo un género y oleadas de nuevas bandas. Simplemente, te lleva a lugares que sólo Poe o Lovecraft han sabido tallar en el imaginario colectivo.

Favorito: Eternal.

Tracklist:
1. Gothic (04:51)
2. Dead Emotion (04:38)
3. Shattered (04:01)
4. Rapture (05:09)
5. Eternal (03:55)
6. Falling Forever (03:35)
7. Angel Tears (02:40) instrumental
8. Silent (04:42)
9. The Painless (04:02)
10. Desolate (01:51) instrumental

Facebook
Web Oficial
Metallum

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s